Si te gustó... ¡Compartelo!

  • Hace unos momentos España ha puesto las garras en los mossos de escuadra, los coloca bajo su control. Sigue el intento de sometimiento por la fuerza del pueblo de Cataluña.

 

Stiglitz: “Una Cataluña independiente y fuera del euro sería muy viable”. El Nobel de Economía afirmó que en el actual entorno de globalización es “más fácil” que países pequeños puedan funcionar bien de forma independiente, también aseguró que tendrá amplias e importantes consecuencias en Europa y ejemplifica con Islandia. 

Soberanía nacional y democracia

El procés y la independencia

Visualizar las luchas de liberación nacional y de descolonización como una simple exaltación de sentimientos y emociones identitarias, superponer nacionalismos a modernidad, alimentar el discurso que se masturba con lo de “ciudadanos del mundo”, es asociarse al discurso del capital financiero mundial, asumido por la derecha neoliberal y por la pseudoizquierda progre, contraria a las luchas de liberación nacional, a los procesos de descolonización, a las soberanías nacionales ejercidas  y fiel creyente en instituciones al servicio de las grandes corporaciones y bancos como la UE, FMI y BC.

La democracia y la dimensión nacional de las políticas monetarias y fiscales no es compatible con el actual modelo de globalización salvaje.

Asalto a los derechos nacionales y civiles

Desde los años 90 del siglo pasado, los muñidores y ejecutores de la globalización han recortado y recortan los derechos civiles y nacionales.

Buenos ejemplos recientes de ello es:

  1. Las políticas antisociales de Macron, señalado como el dirigente en ciernes de la globalización, han mostrado a los pocos meses de su acceso a la Presidencia su auténtica naturaleza con las reformas en materia de derechos laborales, destruyendo el marco de relaciones laborales de Francia, para dar paso a la sobreexplotación, la precariedad y la indefensión.

 

  1. La cuestión catalana.

  2. España, que emprendió antes de Rajoy, ya con Zapatero, la reforma de la constitución de los españoles, que permitió el austericidio  y que, con Rajoy, ha conformado un cuerpo legal, tanto en materia laboral como civil, que dinamita cualquier concepto asimilable al de democracia real y coloca a este decimonónico país en la democracia formal, al servicio de la globalización de forma eficaz.

Este marco en el que colaboraron distintas fuerza políticas, con el PP y el PSOE como eje, es el que hoy permite la represión y hostigamiento al referéndum legitimo del pueblo de Cataluña, en los márgenes de su propia  legalidad, con una constitución retorcida y manejable por las interpretaciones  de un poder judicial partidario, ajeno a la independencia de poderes.

España: La genética del antiguo régimen.

Como en tantas múltiples ocasiones de la historia de la españa que nos coloniza y que tanto hemos padecido, la represión, el militarismo y el autoritarismo se muestran en todo su esplendor. La maldita expresión de Una, Grande y Libre está en la cadena de ADN de la metrópoli como algo indisociable a su propia naturaleza.

Siempre termina evidenciándose la bestia que llevan dentro.

En Cataluña, como en la colonia, la bestia ha emprendido la ocupación por la fuerza del territorio y de las instituciones catalanas y también, como parte de su ADN, como parte de su genes, de forma chapucera, con barcos para la guerra de Piolín.

  1. España, que entró en los organismos internacionales a hurtadillas y por la puerta de atrás jamás, respetará el Derecho Internacional, simplemente es una comparsa de la potencia hegemónica y, especialmente, en lo que se refiere al Derecho a la Autodeterminación de los pueblos y a la descolonización. Sabedora de que el estado español es una entelequia, que tanto Vascos como Catalanes luchan por su derechos nacionales y reclaman su independencia, que en Canarias se sostiene una situación colonial y que ocupan dos territorios, Ceuta y Melilla, de forma ilegítima, la lucha de los catalanes se convierte para España, en una lucha por la supervivencia de un Estado ficticio, corrupto, autoritario y antisocial, que enfrenta el Process como la madre de todas las batallas, la victoria y la independencia de Cataluña, serían el final del estado español como lo conocemos, que volaría en pedazos y sus restos serían los de un estado residual.
  2. La lucha de las instituciones y el pueblo catalán pone en cuestión la configuración de algunos estados europeos, por tanto amenaza por ende los intereses los mismos, también de la globalización y refuerza las políticas de ejercicio de la soberanía efectiva de otros estados, en este escudo se protege España que cree tener las manos libres en términos internacionales, sin embargo lo que puede protegerle es lo que pude cavar su tumba.

Ningún estado desea que la aplicación de la fuerza desmedida cree tsunamis de solidaridad que se conviertan en movimientos que lo amenacen. Además de obviar en su análisis la multilateralidad que se ha abierto paso.

 

Reflexión

La soberanía y la globalización solo son compatibles en ausencia de democracia, como ejemplo España, pues la existencia de democracia nacionales es contraria a las reglas inherentes a la propia existencia de la globalización.

La globalización implica la renuncia a la soberanía, España es una servidora de dicha globalización, un estado que ha cedido su soberanía al capital financiero y a las grandes corporaciones, por tanto ejercerá la fuerza para evitar que las naciones y los pueblos colonizados obtengan su independencia.

La multilateralidad es el mejor aliado internacional en la lucha por la descolonización y la liberación de las naciones sometidas, la apuesta enferma de España por el sometimiento por la fuerza es segura, pero también lo es que esa forma de resolución de conflictos políticos sea el fin de España como la concebimos.

Por último, esto es lo que sucede cuando la globalización impone sus reglas, en el PIB de esta tabla observarán el valor de la actividad económica mundial,  al tiempo que el crecimiento del capital financiero internacional, no hay mejor manera de entender la necesidad de que los pueblos hagan ejercicio de su soberanía nacional, de la democracia frente a la ausencia de equidad y redistribución de la riqueza.

El poder de los mercados. Expansión del capital financiero transnacional en connivencia con los paraísos fiscales

En la colonia, a 23 de septiembre del año del kaos.

 

Aviso de cookies