Clavijo y la extremaunción de la ilegitima autonomía. El Parlamento y gobierno de mentirijillas. | En la colonia...
Seleccionar página

¡Compartelo!

Ya están de nuevo intentando que entremos en su mundo palaciego, que quedemos insertos en su blanco y negro, en su bueno y malo, en su corta e interesada visión de una Canarias dependiente y sumisa.
Llevamos semanas anunciando que los tambores de guerra eran golpeados con extrema fuerza, a las batallas internas por el poder en el desgobierno de Canarias, se añadía el pleitismo que, en algún momento, su fomento y difusión en cuanto enaltece el rencor y odio en nuestra sociedad debería ser tratado como un delito más y severamente castigado. Pleitismo siempre alentado por la metrópoli, casi siempre generado por ella, que es desempolvado cuando se desea generar una crisis profunda en las islas.
De la prensa de hoy, me quedo con una fotografía, en ella se observa a una Ora más( su seudónimo responde a su pensamiento, piensa y siente en española), reunida largo tiempo con Patricia Hernández.
Aunque la noticia es que la enmiendas presentadas al reparto del FDCAN por PP y NC fueron apoyadas por el PSOE y PODEMOS, veníamos advirtiendo que el pacto PSOE, PP con el lacito de regalo de NC estaba próximo, si bien habrá que esperar a que en el descuento el PP no retroceda.
Pero vuelvo a la fotografía, Ora más, la artífice y portavoz del grupo más recalcitrantes, insularista y derechoso de las ATI, tras apadrinar a Clavijo, lo ha hecho arder en una pila llena de leña y es que el androide que seguía al pie de la letra las consignas de Ora más, desde la arrogancia de CC, pensaba que todas las fichas del tablero eran inmóviles y que solo coalición se movía de una lado a otro con libertad. Pues bien, la madrina de Clavijo ha tenido que saltar a la arena, in extremis, a defender y salvar a su ahijado, ha descubierto que la tierra se mueve y que CC no es el centro de mundo ¡Ay, si Galileo levantará la cabeza!
Es esta la imagen de la trama, en Ora más, está Melchior, Alonso y toda la troupe de ATI profunda y acicalada, con los pañales de tela del derrumbe de su SL. Son la imagen viva de la negociación de un ERE, aunque tengo la impresión de que no va a ser temporal.
Pero, al margen de estas cuitas, de qué la inmensa mayoría de los canarios aplaudan el final de un virreinato español en Canarias.
Siendo decirlo pero lo que queda por venir es más de los mismo.
La cuestión sigue siendo la misma, la autonomía es un fracaso, es un puro montaje de parlamento y gobierno de juguete, es la ausencia de soberanía para administrar nuestros asuntos, es la plasmación de una realidad administrativa colonial.
El debate no es, si es mejor el gobierno del PP, PSOE y NC, no es difícil mejorar la gestión de Clavijo, pero recuerdo que los tres han gobernado y ni las cifras de desempleo, de exclusión social, el estado de la sanidad o la educación han mejorado sensiblemente.
La realidad es tozuda, es imposible transformar nuestra realidad bajo la dependía de las Españas, sin soberanía y con fuerzas políticas sin ambición, ineficaces, condicionadas y circunscritas a los dictámenes de la metrópoli. Sin hacienda propia, sin capacidad de recaudación, sin control real de nuestra economía, de nuestro mar, de nuestros aeropuertos, sin control alguno de nuestras fronteras y tantas otras soberanías sustraídas.
Conviene considerar que las tres fuerzas políticas de esa pacto no creen en que Canarias deba ser una nación con soberanía de nación, dos de ellas ni se lo plantean, la tercera NC, bajo el federalismo español y paraguas de la higiene democrática, ya verán el nombrecito que le ponen al Pacto, casi de salvación o emergencia, no tiene más proyecto que el personal de Román, que quien sabe puede determinar de Presidente como en su primera carambola con la que accedía al cargo hace unos años. La coartada perfecta para que no parezca un pacto de fuerzas españolistas y llevé aún epígrafe de nacionalista en la sopa de letras.
Dicho lo anterior el debate no está en si gobierna este o el otro la autonomía de juguete, lo que revela la situación actual es que el modelo autonómico en canarias está agotado, como forma administrativa de dependencia de las Españas.
La liquidación de la autonomía y la puesta en marcha de un verdadero proceso de transición nacional que lleve a la configuración de un estado archipielágico es la vía.
El estatus de Canarias como territorio administrativo autonómico de España está acabado, ni cuenta con el asentimiento, ni el afecto y la aprobación de los canarios.
Es el momento de enfrentar el verdadero debate: autonomía de juguete o transición nacional y descolonización.
Sin embargo no deseo terminar sin advertir que los vientos generados en esta crisis acabarán en tormenta, han vivificados, unos y otros, los viejos fantasmas, los que gobiernen, los verán crecer y hacerse más dañinos y cruentos.
El pasado es esta autonomía y el insularismo, que deberán enfrentarse al futuro y el progreso que es Canarias, estado libre y democrático, al menos, de todo lo anterior, me conforta que la apañada colocará a todos los españolistas en el mismo espacio.
En África, a diez de diciembre de Sin Tino.

Aviso de cookies