Clavijo, el Presidente de los mandados. | En la colonia...
Seleccionar página

¡Compartelo!

 

“Hazme  este  mandado”, decían nuestros mayores. Esta mañana al abrir la prensa y los ojos, en medio de la tormenta de arena, recordé esta expresión al escuchar las declaraciones de Agustín Manrique de Lara, presidente de la CCE y miembro del influyente, casi decisivo, Círculo de empresarios de Canarias.

Aunque la discreción fue una seña de identidad de este Círculo, con la llegada de Fernando Clavijo, su histrionismo y visibilidad pública se ha multiplicado, rompiendo las altas cúpulas empresariales el criterio de intervenir en la sociedad de forma soterrada, para hacerlo con modos ostentosos permanentemente.

Con la toma de posesión de Clavijo y vista y conocida su debilidad intelectual, su escasa autoridad y su disposición para ponerse al servicio de las elites, la actitud se transformó. Han sacado pecho y ya no ocultan la subordinación de este gobierno a sus intereses.

Las últimas declaraciones provocadoras de Manrique de Lara, lo atestiguan. Así ha manifestado la necesidad de hacer desaparecer el ICFEM. Todo el monte ya es orégano para este personaje.

 

Clavijo, su presidente.

En la Declaración institucional del 2014 afirmaba el Circulo de Empresario:

“Es absolutamente rechazable que el gobierno, movido por intereses individuales o partidistas, someta a la sociedad canaria a un estado de crispación y división entre todos en lugar de velar por los intereses generales y resolver los grandes problemas que tiene Canarias. Vemos con enorme preocupación la deriva hacia políticas populistas, en un permanente enfrentamiento con nuestro Gobierno Central. “

Esta declaración institucional sería la que inspiraría la elección de Fernando  Clavijo como candidato a la Presidencia y la defenestración de Paulino Rivero.

Las élites empresariales pedían ostentosamente la cabeza del, en aquel momento, Presidente, y por supuesto celebrarían la candidatura de Fernando Clavijo y su posterior elección como Presidente del Gobierno de Canarias. Ya tenían alguien para los mandados.

Por tanto, Clavijo está para lo que está, para servir inexorablemente los intereses de uno0s pocos y de las Españas. Así lo hace. Gran parte de un programa de gobierno que lo pueda consultar el lector en el informe de la Fundación CATPE, patrocinada por este círculo, titulado:

“II Informe CATPE sobre la competitividad turística de Canarias Propuestas para encauzar el equilibrio económicosocial-medioambiental del Archipiélago Canario.”

El resto también podrá encontrarlo en otros estudios e informes de la misma procedencia.

En este frenesí el circulo ha ido ocupando espacio y más espacio, de tal manera que, aunque tengo serias dudas que sus componentes estén de acuerdo con las bravuconadas y la pasión por las declaraciones estridentes de Manrique de Lara, éste, conocedor de la panfilía del Presidente, se permite poner a debatir a todos los sectores de la sociedad.

La última del personaje es la desaparición de ICFEM, su disolución. La respuesta institucional, como siempre, tenue y medida, ya que han perdido toda autoridad, es ” yo pasaba por allí, disculpen”. Así Cristina Valido, Consejera de Empleo afirmó:

“El trabajo lo generan los empresarios y el sector económico, no el servicio de empleo”

 

Flaco favor le hace este personaje a Clavijo y al Circulo de Empresario, pero lo más grave es que el gobierno de Canarias no determina políticas para todos, donde evidentemente también están los empresarios, sino para unos pocos, al tiempo que los empresarios de este Circulo concitan y generan crispación.

Construir país requiere que se prime el interés común y la equidad, que se gobierne para el conjunto de la sociedad y que la riqueza se redistribuya. Demanda soberanía y Estado libre.

Ahondar en esta línea permanente de agresión a la mayoría de la sociedad y de defensa de las políticas de las Españas nos coloca a unos y a otros en distintos lados de la trinchera.

Estas dinámicas pasan factura y lo harán.

En África, a once de enero del año del kaos.

 

Aviso de cookies