Descolonización y maximalismos

 

“Pienso que hay que retrabajar la idea de utopía, porque también parte del mismo principio modernista de que hay un único conocimiento válido y por tanto una sola sociedad bella, emancipada y liberada. Eso a mi juicio es un error. No hay utopía, hay utopías. 

Por otro lado, se ha pensado en términos maximalistas, o sea, en términos de ruptura total en relación a lo que existe y no hemos utilizado otro tipo de concepto que existe, realmente en nuestra sociedad: los que buscan lo que llamamos hoy utopías realistas. Utopías concretas.”

Boaventura de Sousa

Abducidos por el colonizador.

A veces creo que algunos que dicen representar o desean hacerlo  los intereses de las naciones colonizadas, también de algunas naciones sin estado, creen saber que modelo de sociedad conviene a las mayorías. No escuchan, no recogen sus aspiraciones y sus pulsiones, no se acercan a su cosmovisión, por el contrario, revestidos de la magia de una autoelegida vanguardia entienden que dichas sociedades ascenderán a sus niveles de conciencia política y abrazarán la fe, la utopía absolutista que predican.

En alguna medida se podría afirmar que tienen las sagradas escrituras del cambio social que nos conviene a todos, una herencia judeocristiana que, a pesar del laicismo les domina, no es más que algo así como infierno y paraíso.

Para esta vanguardia autoproclamada los fracasos no son fracasos y no es que el marco ideológico político no encaje, no encaja la sociedad con su marco teórico, de ahí que la responsabilidad no es del que defiende su proyecto político, sino de una sociedad atrasada y colonizada, manipulada y mediatizada que no abraza la salvación de sus almas.

El modo en el que el pensamiento del colonizador incide en el colonizado es variado y una de las formas que adquiere es la de abrazar sus modelos ideológicos y políticos, modelos de sociedad gestados para otras, para sus sociedades, tanto capitalistas como denominadas socialistas, desde las estructuras sociales y de dominación que les caracterizan, casi siempre totalitarios, totalitarismos ideológicos y políticos, en casi todas sus versiones que se presentan como utopías absolutas.

Hace tiempo que algunos países cuyos modelos aspiraban a ser alternativas al capitalismo han enfrentado transformaciones como la acontecida en China donde el socialismo poscolonial ha arrasado con todas las identidades nacionales, y  más que diverger, confluye, enmascarado en ese término casi irónico de capitalismo de estado, no es este el espacio para analizar la realidad China pero a la desigualdad económica propia de capitalismo se suma la ausencia de real participación democrática, pero es que además se está tornando en potencia imperialista.

“Los izquierdistas tradicionales odian dos cosas del orden mundial actual: al mercado libre, loco, con su caos; y a los Estados autoritarios. China aúna ambas cosas. Ahora instaura el miedo. Los disidentes son marxistas, estudiantes que estudian marxismo y proponen organizar a los trabajadores, tan explotados allí. Esto es lo peor que puedes hacer en China hoy: proteger los derechos de los trabajadores. Los “desaparecen” durante 15 días.” Entrevista con Slavoj Zizek. 16/12/18. El País Ideas

En la medida que una propuesta política descolonizadora, un movimiento de descolonización cierra y sella un solo modelo de desarrollo posterior a la descolonización como único posible, se descabalga solo del movimiento ya  que, a la no fácil inserción de mayorías en ese movimiento, se le añade otro nuevo requisito, participar de un determinado proyecto de sociedad, sin duda nada más lejos de los niveles de conciencia y de las voluntades de las sociedades colonizadas. Pensar que el colonizado será militante de la descolonización y también de cualquiera de los ismos, sólo configura otra propuesta más de pensamiento único que nada tiene que ver con la realidad colonial.

La descolonización por si misma es un proyecto político e ideológico de gran envergadura y no necesita ismo occidental alguno.

Solo es posible movimiento de descolonización o de liberación de naciones sin estado si se articula sobre la conquista de la soberanía, siendo la sociedad nacional en libertad la que decida el modo en el que se organiza.

El modo de organización , el modelo en el SXXI de las naciones libres se generará desde la cosmovisión de cada sociedad, desde su concepción de democracia y comunidad, desde la combinación y coordinación de las diversas pequeñas utopías de sus ciudadanos, no desde una concepción occidental prestablecida, no desde ideologías catequistas y antagónicas de occidente, todas ellas en quiebra en estado puro.

La fuerza de los movimientos de descolonización y de liberación nacional está en su caudal creativo y de revisión de todo lo existente.

Como afirma MBUYI KABUNDA:

“ Pero hay que reconocer al mismo tiempo que la democracia que se está llevando a cabo en África es una democracia falsa, electoral, que no lleva a la democracia participativa y reivindicativa, que es la verdadera. Si se limita solamente a las elecciones es un fraude. El modelo de derechos humanos que se está vendiendo a los africanos es de una concepción occidental. De unos derechos humanos que insisten más en el individuo que en el grupo, cuando la concepción africana es el grupo y lo social lo que está por encima del estado y de la economía.

El modelo de desarrollo que se está imponiendo a los países africanos es un modelo totalmente importado. Que insiste más en el tener que en el ser, en lo material que en lo inmaterial, mientras que la cultura africana es la totalidad, incluye tanto los aspectos materiales como los inmateriales, y se debe empezar a tener en cuenta.”

Por Colaboraciones Africaye el 25 julio, 2017 Entrevistas , Relaciones Internacionales

Recommended For You

About the Author: Chema Hernández Aguiar

Deja un comentario

Información Básica sobre Protección de Datos:

Responsable:  José María Hernández Aguiar

Finalidad: Moderación de comentarios.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Destinatarios:No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. Los datos quedarán almacenados en los servidores de Infomaniak Network, SA., situados en la Unión Europea y de acuerdo a su Política de Privacidad.

Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir tus datos, derechos que puedes ejercer enviando un correo electrónico a [email protected]

Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos consultando nuestra Política de Privacidad.

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al usar este formulario accedes al almacenamiento y gestión de tus datos por parte de esta web de acuerdo a nuestra Política de privacidad. *

2 × cuatro =

Aviso de cookies