Seleccionar página

Si te gustó... ¡Compartelo!

 

“No me amenaces, no me amaneces;

cuando estés decidida a buscar otra vida,

pues agarra tu rumbo y vete;”

(Ranchera mejicana)

Lamentable no escuchan ranchera alguna y persisten en quedarse, en perdurar en las naciones que ya expoliaron durante siglos, basta observar la ubicación de estos dos bancos en Latinoamérica, pero también lo hacen con los que fueran sus enemigos más temidos, los otomanos.

Más allá de las rancheras, creo que las melodías de la banca española están más cercana a los quejidos y medios llantos del flamenco o lo estarán.

En algunas ocasiones comento a mis amigos y amigas que la independencia de Canarias no es ya una cuestión política, identitaria y de derecho internacional sino una necesidad, es una pura y legitima necesidad de supervivencia, ya que varias generaciones de la España, que no es ajena, quedarán endeudas sin remedio, sin futuro alguno, pero también es vital para las naciones sin estado como Euskadi y Cataluña. Estamos ante la imperiosa necesidad de abandonar España para también, de paso, ayudarles involuntariamente a construirse, reconocerse y reencontrase, si lo desean, no es una cuestión que nos ocupe, más bien generosidad.

EL Pacto de Doñana: Emigrantes por rescate

La información que les traslado en este artículo pretende que entendamos que el tiempo se acaba, que el colapso económico de España puede acontecer en cualquier momento y que, si esto no fuera así, las medidas que se impondrán al estado español, sangrarán a sus ciudadanos, los sumirán en la miseria, mientras sus dirigentes pretenden cambiar tiempo y rescate por inmigrantes, olvídense de la sinfonía de solidaridad y humanidad.

Alemania a y su canciller Merkel y un buen número de estados europeos, liderados o acosados por la ultraderecha, han encontrado en España el depósito de emigrantes que necesitaban para resolver sus problemas internos, una solución a la turca, pero dentro de las fronteras de la unión. Además dicho acuerdo puede suponer en varios años un porcentaje de población relevante que contribuiría a diluir identidades desde la óptica  y estrategia española.

En Doñana ya se ha cerrado el acuerdo: emigrantes por rescate, de momento.

Entre guacamole,  kebab,  bandeja paisa y  quiebra bancaria

El BBVA tiene en estos momentos un 11,5%  de su negocio en Turquía y un 37´3% en Méjico, no me digan que no reparte bien el riesgo, elige los países de mayor riesgo y allí invierte.

La banca patriótica tiene más negocio en México que en España, pero para no dejar nada al azar, Argentina y  Colombia hacen un 7´3%.  A continuación, podemos observar la distribución de negocio del BBVA(extraído de la web corporativa del BBVA).

México: 37,3%

España:23´4%

Chile:3,1%

Colombia:3´8%

Argentina:3´5%

Turquia:11´5%

EE.UU:12%

El Banco de Santander no se queda atrás y también reparte su riesgo, es decir, que todo sea riesgo, aunque este banco opta por la bandeja paisa en vez del guacamole. Posee más negocio en Brasil o Reino Unido que en España.

Brasil: 26%

México: 7%

Argentina un 4%.

España sólo representa un 15%.

Reino Unido:16%

Portugal:5%

Polonia:3%

EE.UU:4%

 

BBVA  y Banco de Santander: peligro sistémico

En noviembre del 2017 el FMI advirtió al BBVA y al Banco de Santander que eran un peligro sistémico, como se observa en los datos anteriores, que son de este año, lo siguen siendo.

 El FMI publicó en las fechas mencionadas el siguiente infome:

España: Programa de evaluación del sector financiero-Nota técnica-Interconexión y análisis de desbordamiento en el sistema financiero español.Autor / Editor: Fondo Monetario Internacional. Departamento de Mercados Monetarios y de Capital. Fecha de publicación:13 de noviembre de 2017

Textualmente afirma:

The significant international presence of Spanish banks provides welcome diversification effects but may also have significant implications for inward and outward spillovers. The share of financial assets abroad has grown continuously for the Spanish banking sector, with the largest international exposures by financial assets concentrated in the United Kingdom, the United States, Brazil, Mexico, Turkey and Chile. Spanish subsidiaries are systemically important for the banking system in several host countries. To some extent, spillovers could be mitigated by the Spanish subsidiary model characterized by a large share of local funding in local currency and a relatively high degree of autonomy of risk management practices.”

La conclusión de dicho informe es que la alta exposición de estos bancos a países como Chile, México, Portugal o Turquía ponen en riesgo la economía española y la de esos países. Estiman que no existen graves riesgos de contagio transfronterizos.  A los que en la actualidad habría que sumar Brasil y Argentina por sus respectivas situaciones económicas. De Argentina no cabe duda, en pleno rescate por parte del FMI, de Brasil sólo ponemos como ejemplo el siguiente dato:

La economía brasileña tuvo su mayor caída en 15 años, un 3,34% en mayo de 2018, el peor indicador desde que el Banco Central comenzó a medir el nivel de actividad, en 2003. Las estimaciones de crecimiento para este año son sensiblemente inferiores a las previstas en un principio. La expansión sería de tan solo 1,6% y no el 3% calculado previamente.

En definitiva, estos dos bancos son dos bombas de relojería a la espera de una detonación en cadena.

España 2018, versión jacobina

Conviene no olvidar que el sistema operativo de España es el mismo gobierne quien gobierne, las diferencias radican en el empaquetado del producto, algunas pocas prestaciones más y, de momento, las buenas formas de sus comerciales-dirigentes políticos, sin embargo su respuesta a la inminencia de una descolonización o independencia puede ser tan o más contundentes que la derecha en sentido estricto.

Mientras todo esto acontece y sus principales bancos están cercanos a detonar, como no podía ser de otra manera, España debate si desentierran al dictador y entierran la monarquía, vamos que dedicados a la economía de muertos y pompas fúnebres.

En África, a 13 de agosto del año del Colapso.

Aviso de cookies