Seleccionar página

Si te gustó... ¡Compartelo!

Orígenes

Los orígenes de este juego se encuentran en la India, donde sus habitantes se divertían desde el s. XVI con el pachisi. Durante siglos, los indios han jugado sobre un paño en forma de cruz en el que se lanzaban caparazones de molusco a modo de dados.

El parchís español nada tiene que ver con el tradicional parchís o el parchís on line, de moda febril en estos tiempos, que deja absortos, ensimismados con la mirada atenta a su móvil a tantos, en los lugares menos apropiados.

El parchís rojo y gualda

España es diferente, España tiene otro parchís, un parchís con  todas la fichas gualdas y rojas, un parchís que sólo atrae las miradas asombradas, perplejas de los que nunca imaginaron semejante juego de troleros trileros, de tal manera que  siempre gana la misma ficha, el mismo color, aunque sean cuatro los que juegan con distintos sponsors(PSOE, PP, Cs, CC, etc..). Su parchís no dista mucho del que poseyó el Mongol Akbar I el Grande, un parchís de grandes dimensiones donde jugaban dieciséis de sus concubinas como fichas  y el trono estaba en el centro.

Es muy curioso ya que se inicia el juego en las cuatro esquinas, todos con las mismas fichas,  no se admiten otros colores, ni sabores, ni olores,  así que  las mismas fichas se hacen barreras a sí mismo, se comen y matan, cuentan las casillas que les da la gana y juegan con un dado cuyas caras son comodines a las que les asigna el número que les conviene. Es el parchís a la española, siempre ganan aunque no hay juego, ni adversarios, ni tablero, ni reglas, ni siquiera nada que ganar, pues siempre pierden desde hace siglos con ese mismo parchís, sin fichas de colores y múltiples tableros.

En cierta medida España es hoy un inmenso parchís donde solo juegan unas fichas, las gualdas y rojas, las restantes quedan excluidas, presas, exiliadas del juego, aunque pronto podrán jugar con su propio tablero, fichas de todos los colores y sin trono en el centro.

En África a 21 de abril de 2018

Aviso de cookies