Seleccionar página

 

Es curioso, de repente, por arte de magia, todos nuestros problemas, los problemas de los canarios tienen solución, soluciones de todo tipo, de toda factura, de derechas, de izquierda, de derechas canarias, de izquierdas canarias, es curiosos, cada cuatro años Canarias tiene solución en España, así sucede desde siempre, con Monarquías, con Repúblicas, con dictaduras, con reyezuelos y regentas, siempre la solución en España, hacia fuera, mirando al norte, desplegando un muro invisible pero blindado hacia nuestra costa, la costa de nuestro continente.

Al tiempo, durante años hemos visto despedirse de la España de las soluciones, una por una, a todas la colonias, mientras los canarios hemos quedado atrapados en la caja de música del himno sin letra, de España. Y una y otra vez a mirar hacia arriba, hasta los que seguro, ciertamente aspiran a ser libre, buscando el manual de instrucciones para la libertad en una y otra mitomanía, en alguna catedral de las europas o de las américas que nos elevará a los cielos.

Y sin embargo, cada rebelión, cada confrontación, cada acto de rebeldía nada ha tenido que ver con echar la vista hacia arriba, mucho se habla de los hitos de la lucha anticolonial, pero ninguno, absolutamente ninguno ha tenido nada que ver con mimetizarse con el norte, con aceptar sus leyes, sus normas, su legitimidad, sus corrientes de pensamiento. Todas las aportaciones al pensamiento político y filosófico universal nos enriquecen pero hay que filtrarlas y pasarlas por nuestra cosmovisión, devolverlas con nuestra mirada, por contrario sólo cuando hemos entrado en simbiosis con nuestro continente, reconstruyendo los discursos exteriores y haciendo el propio nos hemos acercado al objetivo.

En este mes de abril en la colonia no hay elecciones, jamás un pueblo colonizado tiene elección, pero lo más grave es que, desde algunas filas del soberanismo se trasladan varias enseñanzas de facto y digo de facto, ya que doy por hecho que los discursos son honestos y también el compromiso nacional, pues se trasladan mensajes erróneos  a nuestra sociedad y más allá de nuestras fronteras, estos serían:

  1. La participación confirma la aceptación de hecho del status quo de Canarias en España, por tanto se somete a refrendo la descolonización e Independencia como si se resolviera en ese ámbito institucional .y se calibrara en razón de votos.Estas dos cuestiones no admiten refrendo alguno. Somos colonias y como tal debe ser descolonizada y ganar su Independencia.
  2. La participación muestra la voluntad de coadyuvar en la toma de decisiones que competen y afectan a la sociedad española, en sus luchas por el poder, en la elaboración de sus leyes y en la elección de su presidente.
  3. Si se participa se aceptan sus resultados, por tanto con representación o sin ella se traslada que tales resultados son legítimos, al tiempo que se le entrega a la metrópoli un resultado que, como en el caso catalán, lleva a establecer porcentajes de apoyo social a la independencia, utilizables en cualquier foro internacional.
  4. La participación electoral no debe plantearse con la ligereza que lo hacen algunos, como un recurso propagandístico o como una ocasión para unir fuerzas, cualquier participación electoral que esté dirigida a resolver los problemas intrínsecos del movimiento es un error, pura fuga hacia delante.
  5. Un frente anticolonial, en cualquier caso, debe ser interclasista, plural en lo ideológico y transversal, es evidente que lejos de esta visión, la unidad que se difunde es una unidad de una corriente de la izquierda canaria, sólo eso y evidentemente tiene una gran valor que se produzca ese agrupamiento, es un paso.
  6. Si a la participación en la elecciones españolas, se une la participación en las europeas, yo me pregunto qué es lo que deduce un canario o una canaria, qué la descolonización de Canarias tienen su resolución en el parlamento del país que coloniza y en el continente al que no pertenecemos, en el mejor de los casos, o qué los canarios que votan esa opción son los que siendo españoles desean la independencia, por tanto somos parte de una realidad plurinacional o qué en una especie de transfiguración catalanes y vascos van a defender, a mediar por la descolonización de Canarias en Euskadi y Cataluña, cuando les cuesta afirmar que Canarias es una colonia o directamente no lo comparten. Y si esas mayorías para salvar a España llevaran a alianzas, por ejemplo con Nuevas Canarias o con grupos como Podemos con presencia en Canarias, ¿Mantendrían catalanes y vascos la reivindicación de descolonización o también ellos medirán su compromiso por el número de votos, ya que también ellos utilizarán la calculadora?
  7. Por último, Canarias no está en ningún frente antifascista, está en un frente anticolonial y de liberación de los estados sin nación que es la expresión más continuada y permanente del autoritarismo.

No me extiendo más, es sólo una reflexión, sin embargo sea lo que fuere deseo a todos los compatriotas, sea cual sea su posición, que los esfuerzos se vean recompensados, mucha suerte y fuerza.

En África, a 26 de abril del año de la Esperanza

Aviso de cookies