Clavijo y la calamidad | En la colonia...
Seleccionar página

¡Compartelo!

 Publicado en: Diario de Avisos. Viernes 7 de abril de 2017.

 

“Tan razonable como representar un tipo de encarcelamiento por otro diferente es representar cualquier cosa que realmente existe por la otra que no existe.”

Robinson Crusoe.

 

Líbreme Defoe de confundir a su digno personaje con el ínclito, sin embargo hay pocos, pero los hay, que disfrutan al ser reos y ejercen con satisfacción de ello. Se ha descrito como el “síndrome del esclavo” por Bertrand Regarder, psicólogo educativo. Se  caracteriza por alguien que encuentra satisfacción, entre las múltiples calamidades.

Una vez más este Presidente satisfecho hace de la calamidad e inacción política razón, su representación  escénica se configura como una serie de memes( o será memeses), que unidos a sus constantes y permanentes selfies, camuflan y esconden su voluntad doblegada y su entrega a causas que no son las de todos los canarios, más bien de unos pocos y de orillas continentales europeas.

Por cierto, el Primer Oscar a los Efectos Especiales se concedió a Vinieron las lluvias de 1939, se utilizaron cientos de miles de metros cúbicos de agua. Pues nada tienen que desmerecer los efectos especiales de los que hemos sido testigos por parte de Clavijo y su gabinete durante su legislatura, ha caído agua “a manta”.

La semana del debate del estado de la nacioanlidad se inició con la puesta en escena de los acuerdos entre Sáenz de Santamaría y Fernando Clavijo para el “nuevo REF de siempre”. ¿Por qué precisamente ese lunes?

Es claro y diáfano, Clavijo no tenía nada que ofrecer como resultados de su gestión en  el debate del estado de la irracionalidad. Al tiempo, por otro lado, se enfrenta al Congreso de Coalición Canaria, con el mismo balance, nada que evidencie mejores sustantivas en su gestión.

EL REF, la cesión del IGTE, unido al PDCAN y la bonanza de la economía fundamentarían y fundamentaron sus increíbles e invisibles logros.

“Esta tierra se encuentra en el ahora o nunca”. Esto afirmó el Presidente, añadiendo  ”Por eso optamos por el cambio”. Ni qué decir tiene que es una tremenda arrogancia. Una exageración melodramática de lo que pudiera suceder y, sin más, una charlotada la pretensión de que este gobierno  de los dieciocho, de momento, es capaz hacer para cambiar ese escenario. Pero, en algo estoy de acuerdo, esta Presidencia y este gobierno son aquí y ahora un tremendo lastre, un impedimento para la consecución objetivos a corto plazo que implementen mayor grado de soberanía, de capacidad de decidir y administrar nuestro futuro, para nuestro progreso y para Canarias libre y democrática.

EL PDCAN, que es un cesión del Estado español del IGTE, sin garantías de continuidad alguna, es uno de los supuestos logros que ha destacado en su discurso. Seamos serios y precisos, el difundido y publicitado Plan de Desarrollo ha sido un batiburrillo de facturas entregadas por las instituciones que no responden a ningún plan, más bien a obras de todo tipo, muchas de ellas sólo soportadas en el fomento del clientelismo electoral.

Ese PDCAN que vino acompañado de un rosario de visitas aquí y allá, mostrando la imagen de un Presidente que entregaba dádivas por doquier, representaba la imagen más burda y grotesca de la acción política. Al final, el carácter planificador y potenciador de la diversificación económica se convirtió en el reparto del tesoro de corsarios con corbata.

Sin embargo, lo más lamentable es que el IGTE es un gravamen anterior al ingreso de España en la Unión Europea, que se mantuvo en vigor desde los años sesenta hasta 1985. Lógicamente se integró en el IVA, en Canarias en el IGIC, en 1993. El estado español, tal tributo colonial, alegó que era de titularidad estatal y demandó la parte que le correspondería del IGTE que dejaba de recaudar en Canarias, de esta manera retuvo hasta el 2009, del total de las transferencias a las islas, el saldo del IGTE calculado, cantidad que revisaba en función de los ingresos reales del IGIC.  Sólo hasta esa fecha, a 160 millones de euros por año ascendería a 2560 millones de euros. ¿Qué gran éxito es éste? Imaginen el volumen devolvernos.

En otras palabras, la interpretación benevolente de la cesión y el guateque organizado por la misma es un dislate. No sólo no debió sustraer esas cantidades sino que adeuda las cobradas desde 1985

La bonanza económica. Queda claro queda nada, absolutamente nada, del crecimiento de PIB canario y de las cifras que ofrece el turismo en Canarias tiene algo que ver con este gobierno y mucho con determinadas coyunturas internacionales, pero además en lo que sí podría haber intervenido no lo ha hecho. Algunos ejemplos: El número de hogares con dificultades para llegar a fin de mes casi se ha duplicado al pasar del 19,5% al 34,5 %. El Archipiélago posee más  del  67,7% hogares que no tienen capacidad para afrontar gastos imprevistos, tenemos el  mayor índice de pobreza: el 28,5% según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística.

Por último el REF. La formulación es bien distinta, como afirma Normando Moreno:” ¿Es el Régimen Económico y Fiscal que negociaría Canarias en un nonato proceso de negociación con el Estado para actualizar sus derechos históricos(…)? La respuesta ha de ser necesariamente negativa…”

Este Presidente tiene tal cortedad de perspectiva y de enfoque que  la necedad le conduce a propiciar la participación en la fiscalidad ordinaria del Estado de Canarias, a lo que añade el REF acordado, famélico, que además de las declaraciones grandilocuentes y cínicas: la de región ultraperiférica, que solo esconde el estatus colonial de Canarias, la relamida plataforma económica atlántica, la novedosa idea de la cohesión territorial, posee como concreciones tangibles las siguientes: la subvención al transporte, nada que no existiera ya y la inversión en los aeropuertos. Aeropuertos que fueron privatizados, sin que Canarias participara de manera alguna, siendo además nuestros aeropuertos de muy alta rentabilidad y beneficios, que, por supuestos no son invertidos en Canarias.

Y lo que es más grave, acuerdo que deberá tener el beneplácito del Parlamento de Canarias, de Europa y tramitado en el Congreso como Decreto Ley.  Este acuerdo minimalista, escuálido, aún puede quedar aminorado o incinerado.

Pero por mantenerme en la lógica del Parlamento y de CC. En julio de 2012 se aprobó por el Parlamento de Canarias una resolución relativa a la renovación de REF para el periodo 2014-2020. La declaración formulaba “la transcendencia del REF como  componente del marco institucional isleño desde hace cinco siglos, teniendo como elementos básicos el principio genérico del diferencial en la presión fiscal con la España peninsular y la apertura al comercio internacional”  Además instó el Parlamento a una reformulación integral.

Es evidente que nada o casi nada de aquella resolución, que estimuló CC, queda en este acuerdo. Creo que quien mejor lo resume es el Consejero de Economía “el acuerdo consolida lo que teníamos”,

Admitiendo esto, me pregunto a qué viene tanta algarabía. Desde luego a Clavijo se le puede reconocer un mérito entra a negociar, sale igual que entró, pero el hombre es feliz.

Sinceramente, razones ninguna. Representación, escenografía y desvergüenza, vinieron con las lluvias. Qué calamidad, decía mi abuela.

Chema Hernández. Profesor y Blogger Enlacolonia.

 

Aviso de cookies