Seleccionar página

Si te gustó... ¡Compartelo!

 

Las islas van a la deriva, la metrópoli y su gobierno de Canarias servil se instalan en este milenio con la misma cantidad de masa gris que un flotador con escaso aire, dejando ambos, el gobierno de las Españas y el de Canarias que las mareas los conduzcan de un punto a otro, se mantienen ajenos, ignorantes o impotentes al escenario que han de enfrentar.

Al escuchar a unos y a otros, tiene uno la impresión que se inventa la realidad o que nos la inventan y recrean. Unos y otros parecen simples lectores desinformados que, como alienados, absorben esta campaña doble que tenemos en estos tormentosos meses.

Se podría decir que el mensaje acordado por las grandes corporaciones de la comunicación es el siguiente:

“Todo iba bien, pero Trump y lo populismos lo están estropeando”

Varios mensajes nada subliminales emergen. La globalización es positiva, permite que los ciudadanos circulen por el mundo libremente y los nacionalismos son el mal de este siglo, todos con la globalización.

Asistimos a un momento del desarrollo de las sociedades humanas especialmente singular. Aún en plena globalización, comienzan a producirse movimientos desordenados e incontrolados en diversas direcciones, el modelo de relaciones internacionales, su correlación y sus organizaciones se tambalea. También el modelo de desarrollo desigual y tremendamente injusto, donde la redistribución de la riqueza no existe

Canarias, doblegada y dominada por las Españas, se ve abocada a compartir el destino de una metrópoli que no cuenta en el ámbito internacional para nadie y que tampoco desea contar, sin ambición alguna, salvo obedecer.

La controversia EEUU-México lo evidencia. Las Españas, lejos de alinearse con los países de los que fue metrópoli, del país que denominaron la Nueva España,  escurre el bulto, se oculta y muestra su estruendosa cobardía. Emite mensajes huecos que servirían en cualquier contexto y para cualquier situación.  Las Españas se han adaptado a sus múltiples vasallajes: EE.UU, Alemania, FMI. Cualquiera mediana potencia los hace temblar.

Y Canarias?

Nuestras islas están colonizadas por un estado que no participa de ninguna cuota de poder en la esfera internacional,están integradas, por decreto, en una UE que se disuelve como un azucarillo.

Tres elecciones esperan a la UE, primero las holandesas, luego las francesas y, con posteridad las alemanas. Si en solo uno de estos procesos electorales, venciera alguno de los partidos políticos respectivos que están por la salida de la UE y es probable, el proyecto UE, casi muerto, desaparecería.

Es tan grave la situación de la UE que, tanto Rusia como EEUU, están convencidos que a la UE le quedan un par de años de existencia. El brexit ha dejado en estado crítico a Europa, sólo falta el remate. Mientras, las potencias han iniciado las labores de desmantelamiento de facto, baste observar los amplios acuerdos de Rusia con la UE, también el giro de Turquía, aliado de la UE.

La Europa al servicio de Alemania no apunta continuidad. El llamado a ser el responsable para la UE de Trump, lo planteo de forma contundente, Alemania ha logrado tener una moneda devaluada para exportar y una Europa endeudada con Alemania. La cuestión es tan sangrante que Alemania, tras las elecciones, se plantea un euro subdos para los países endeudados, una especie de euro convertible.

Mientras la banca europea está en situación de quiebra. Hay un parlamentario europeo que desde hace meses repite la misma intervención, afirma que los grandes bancos europeos están quebrados, lo argumenta y no recibe respuesta.

Pero en definitiva Canarias está colonizada por una España quebrada y dividida, dentro de una Europa con los días contados. En medio de un escenario de crisis mundial que, como me comentó hace unos días un relevante economista al servicio de empresariado, todos conocen de su existencia y de la cercana explosión, pero nadie reconoce en público para ganar tiempo y hacer negocio mientras tanto.

Es más a sabiendas que es irreversible esa crisis, lanzan el mensaje que la economía crece, aunque como el FMI afirmen esto y luego coloquen tantos condicionantes imposibles para que el crecimiento se dé que confirman la crisis.

Sin embarg,o las corporaciones mundiales, que todo lo reciclan, han encontrado un filón en Trump, un antídoto antiglobalización, los mismos que son correligionarios de los valores nefastos e inmorales de Trump, lo anatemizan y se convierten en los defensores de esos valores, adjudicando a Trump su autoría. Trump es su producto, es más de lo mismo.

En Davos debatían como programar psicológicamente a las masas contra los populismos y han encontrado el modo, nos han entregado un mono para darle palos.

Los poderosos y dueños efectivos del planeta saben que su modelo está a punto de ser ultimado, han destrozado el estado del bienestar y liquidado a las clases medias, ahora les preocupa que el exceso de avaricia y ambición provoque sublevaciones civiles y populismos de todo tipo.

Ellos son la causa y los ciudadanos sobrexplotados y sin nada que perder apuestan por cualquier proyecto que les devuelva soberanía, sin distingo. En el fondo solo la devolución de la soberanía real a los ciudadanos, a los estados, a la política puede frenar el inmenso poder de las grandes corporaciones, que tienen su ecosistema en la libertad de circulación de capitales, que no de personas, esto les es indiferente.

En este mes, en Canarias vuelve a subir el desempleo de forma sustancial. En esta situación hay un mensaje que debe quedar expreso, si el empresariado canario y foráneo ha optado por dar la espalda a nuestra gente, si se mantienen en una política miserable de contrataciones, precariedad y generación de empleo, mientras llenan sus bolsillos, solo podemos advertirles que se sitúan frente a los que deseamos una Canarias Libre y que, por tanto se configuran como adversarios de nuestro pueblo y de nuestra causa.

También a ellos el exceso de avaricia les puede costar muy caro. Mientras nos plagan los informativos de Trump, Trump y Trump. Los mismos siguen haciendo lo mismo y Trump hace más de lo mismo, si no fijen su atención en la desregularización de la banca. Lo único que les diferencia es que Trump expresa lo que los otros hacen y que una franja de gran empresariado que representa Trump no comparte el modelo de globalización impuestos por las grandes corporaciones y que también asfixia a este empresariado. Consideren, como ejemplo, que hay estados de EEUU, en lo que un ciudadano solo puede optar por una sola empresa de servicios sanitarios, o solo por dos operadores de comunicación. En pocas palabras los oligopolios dominan todo el sistema.

En África, a cuatro de Febrero del año del Kaos.

Aviso de cookies
logo-web-chemahaguiar-en-la-colonia

¡Suscríbete al FEED

y recibiras en tu email los nuevos artículos!







Suscripción efectuada correctamente. ¡Gracias!