Seleccionar página

 

 

 

No cabe tibieza alguna, la ilegitimidad de este gobierno y del estatuto que lo sustenta, jamás sometido a consulta alguna, ni refrendado por nuestro pueblo, la ausencia de respaldo social de las instituciones autonómicas impuestas, el modo en el que se ignoró la situación colonial, al mismo tiempo que se implantaba un modelo precario y humillante de autonomía con la colaboración de algunos sectores aún presentes en sus descendientes en este parlamento, hacen necesario lapidar este gobierno y el consiguiente estatuto que lo soporta.

Aclaremos las razones que soportan lo afirmado con anterioridad.

  1. Estatuto otorgado o impuesto. El estatuto de autonomía de Canarias no tiene ninguna legitimidad. Ello se debe que en ningún momento el pueblo canario colonizado por las Españas ha tenido ni tuvo la potestad de decidir sus vínculos o no vínculos con las Españas. Es más Canarias es una colonia, por tanto la única resolución posibles es la descolonización. En cualquier caso, la institucionalización de un Estatuto de Autonomía en Canarias jamás gozó del beneplácito de los canarios, ni se les consultó en ningún momento, por lo que se trata de un estatuto impuesto, que no atiende a base normativa alguna en el derecho internacional.
  2. El ridículo y menguado Estatuto que se le otorgó a Canarias, con la aquiescencia de algunos sectores de la burguesía, de las fuerzas políticas españolas y de algunas agrupaciones caciquiles, hizo posible que el Estatuto resultante quedará al mismo nivel que regiones de las Españas como Murcia o Cantabria, alejándose incluso de la vía del 151, que quedó las llamadas comunidades históricas y Andalucía, hasta ese punto llegó el entreguismo de algunos sectores de la dirigencia canaria, presente en la traición de la reunión de las Cañadas.
  3. Las humillaciones y vejaciones de las Españas perduran.

Dos veces, al menos, las Españas han despreciado la reforma del Estatuto impuesto de Canarias. Y CC ni ha querido, ni ha sido capaz de modificar ese rumbo y no ha ejercido influencia alguna para alterar esas situaciones. Venden permanentemente humo y sumisión.

  1. La historia cobarde de las reformas de estatuto ilegitimo e irreformable es la siguiente:

2005 .Tras la aprobación de Estatut Catalán, con el triunfo del sí en el referéndum, PSOE y CC, como bueno mimetizadores de todo lo externo, inician los trabajos para la reforma de estatuto que culmina con la aprobación de un texto que presentan y después retiran en 2007. Ésta fue la gran influencia de CC en la metrópoli. Humo y más humo.

  1. 2009. Con la creativa y absurda denominación de “Archipiélago Atlántico´, no iba a ser Cantábrico, un mix de casi todo y nada, que también se frustra. Otra gran aportación de CC, haciendo uso de su supuesta gran influencia. Más humo. CC siempre se ha doblegado frente a las españas y ha sido su instrumento de administración colonial. Tras presentar otro texto, mucho más descafeinado, del gusto de las Españas, de objetivos más tibios y de vindicaciones de soberanía inferiores al el 2007, la metrópoli hace caso omiso del mismo. Cuestiones de procedimiento simplemente llevan al proyecto de Estatuto a que en diciembre de este año se inicie su trámite en un debate a finales de diciembre de 2016. En nada ha influido CC y menos una Ora más.

Dicho lo anterior el estatuto impuesto y este gobierno han tocado fondo, las instituciones asociadas a ese estatuto son ajenas a nuestro pueblo. Es el momento de poner en marcha nuestra gran primavera, Ilegitimar este estatuto y este gobierno, tumbar estas instituciones que lejos de propiciar el gobierno de las islas por nuestro pueblo, se han convertido en un obstáculo que impide el desarrollo de nuestra sociedad. No caben medias tintas Clavijo y su gobierno son la más clara expresión de la inoperancia de un gobierno para servir a las Españas y a los intereses de unos pocos.

Tumbemos este gobierno, tumbemos el Estatuto.

En África, a 17 de enero del año del kaos.

Aviso de cookies