Seleccionar página

España y la UE: Autoritarismo en su plenitud

“El fin de la historia será un tiempo muy triste. La lucha por el reconocimiento, la voluntad de arriesgar la vida de uno por un fin puramente abstracto, la lucha ideológica mundial que pone de manifiesto bravura, coraje, imaginación e idealismo serán reemplazados por cálculos económicos, la eterna solución de problemas técnicos, las preocupaciones acerca del medio ambiente y la satisfacción de demandas refinadas de los consumidores. “

Fukuyama, Francis

De Occidente

Esta descripción de Fukuyama del tiempo que algunos han denominado post-histórico, al margen de rigor y la certeza del concepto, dibuja las sociedades en las que habitan, desnutridas de rebeldía, huidizas de cualquier conflicto, con las mayorías anestesiadas, resignadas a su irreversible presente y futuro, con la inevitabilidad instalada en nuestras mentes.

No hay ansia alguna de cambio, de transformación de las sociedades, de mayor justicia social, en el mejor de los casos sólo persiste y parece inalcanzable el deseo de regresar a estadios anteriores de bienestar.

El fantasma ya no recorre Europa, vive en ella.

Afirmaba Kojeve: “nunca habrá ya nada nuevo sobre la tierra” se inicia un “eterno presente”.

Es así que la corporatocracia, las elites mundiales y sus ejecutores e intermediarios disfrutan hoy de la inmensa oportunidad de hacer las sociedades a su imagen y semejanza, al margen de los más o a pesar de los más, de tal manera que han optado por liquidar y reducir derechos sociales y libertades civiles, alentando o facilitando el ascenso de diversas formas de autoritarismo.

La ultraderecha ideológica ha permitido a los conservadores europeos mostrar su esencia, sin obligación alguna de aquello que se llamó “ lo políticamente correcto”.

El fantasma del fascismo que recorre Europa ya no es un fantasma es real, contagia, también empatiza con una parte importante de las sociedades occidentales, se asienta no sólo en sus lindes organizativas o partidarias, sino que se extiende a otras fuerzas que abandonan los presupuestos mínimos de cualquier democracia, para compartir los planteamientos de la extrema derecha, al tiempo que derechiza aún más los restos extraviados de la socialdemocracia, si esto último fuera posible.

Nihilismo, nada y nadería

Mientras se incrementa entre los que sufren cada regresión, cada retroceso social y económico de libertades, el individualismo salvaje y el nihilismo, que más que negación de todo, que también, en algunos es nadería, simplonería y  toletismo.

Nunca el fascismo tuvo tan expedito, tan libre de obstáculos su camino en el norte del planeta, muchos buscan su dictador y los que no lo buscan o no lo quieren, no están, andan en la búsqueda de sus nirvanas inexistentes, agrupados en decenas, cientos de grupos y subgrupos de cómo amamantar al bebé extraterrestre.

Así que como nada es posible, encuentran cobijo en decenas de naderías, hasta que a ellos también les llegue el tiempo de no hay tiempo, de integrarse en los cientos de miles de ciudadanos que ya no son rentables y abandonan a su suerte.

La realidad de amamantadores de bebés extraterrestres

La Unión Europea y la ultraderecha

Según la investigación de Human Rights Foundation, los ciudadanos de 94 países sufren bajo regímenes no democráticos, lo que significa que 3,97 mil millones de personas están actualmente controladas por tiranos, monarcas absolutos, juntas militares o regímenes autoritarios competitivos. Esto es el 53 por ciento de la población mundial.

La Unión Europea (UE) ha asimilado a la perfección el ascenso de la extremaderecha y la participación en los gobiernos de los estados.

Coaliciones de gobierno como la austriaca son aceptadas y respaldadas, la única condición para que las ultraderechas campen a sus anchas es que no postulen o lleven a efecto alternativas que supongan la salida de la UE.

En este contexto no es que sean bienvenidos es que son sumamente útiles para los intereses económicos y políticos de las élites que gestionan para las corporaciones la Unión Europea.

El Partido Popular Europeo se dispone a repetir la alianza austriaca en otros estados. Así la alianza ultraderechista de Silvio Berlusconi está en marcha y con grandes expectativas electorales en marzo de este  mismo año.

En la Unión Europea la ultraderecha está muy solida en:

Francia, Hungría y Polonia, República Checa, Grecia, Comparten o han compartido gobierno en Italia, Eslovaquia, Finlandia, Dinamarca, Bulgaria y Croacia.

Unas cifras que avisan de que ya no es un fantasma:

Un grupo de partidos de extrema derecha han conseguido salir primeros en sus países en las elecciones para el parlamento Europeo del 25 de mayo del 2014. Se trata del Frente Nacional de Marine Le Pen en Francia, el UKIP de Nigel Farage en Reino Unido, el Partido Popular Danés de Kristian Thulessen Dahl en Dinamarca.

Entre el 20% y el 30%

En Polonia, el partido Ley y Justicia de Jaroslaw Kacynski obtuvo un 31%, en un empate técnico con el ganador (el conservador Plataforma ciudadana).

En Austria el FPO-Partido de la Libertad alcanzó un 20,1% para el parlamento europeo, mientras que el Partido Popular Suizo de Toni Brunner llegó al 26.6% en las elecciones del 2011.

El británico Nigel Farange del UKIP, el danés Dahl, ambos entre el 20% y el 30%.

Entre el 20% y el 10%

En Holanda, el Partido por la Libertad (PVV) de Geer Wilders, con un 13.2% y 4 eurodiputados (cuenta con 15 diputados de 150 en su país).

En Hungría, el Jobbik (Movimiento por una Hungría Mejor) obtuvo en las elecciones del 25M un 14.68% y 3 eurodiputados. Su dirigente es Gabor Vona y en las elecciones húngaras del 2014 llegó al 20.7%.

En Rusia, el Partido Liberal Demócrata de Rusia liderado por Vladimir Zhirinovsky tuvo un 12.5% en las elecciones del 2011, obteniendo 56 diputados de 450.

Los Demócratas de Suecia llegaron con 13%. Su principal referente es Jimmie Akesson.

También en el norte europeo, en este caso Noruega, el Partido del Progreso (FrP) de Siv Jensen con 16.3%, consiguiendo 29 diputados de 169. Y los Auténticos Finlandeses de Peruss concentraron el 12.9%, con 2 eurodiputados.

¿Y en España?

Continuará…

Aviso de cookies