Seleccionar página

1 de Octubre

Este 1 de octubre LOS CATALANES haráN libre su nación, al tiempo el procés se mostrará como una metodología a adaptar a otras realidades, al resto de las naciones que buscan su Independencia, también a las colonias que persiguen la descolonización. Evidenciando que en la ciudadanía reside la soberanía  y que puede y debe ejercerla. que la legitimidad está en su ejercicio libre

También envía un mensaje inequívoco de que las democracias, como están concebidas, se alejan de las sociedades y deben ser renovadas y transformadas.

Equidistantes sólo de los Nuevos Tiempos.

Me he gozado estos días bastantes alegatos de aquellos que, contrariados con la sola idea de una Cataluña Independiente, han esgrimido todo tipos de argumentos “objetivos” de índole democrática, procedimental, moral, afectiva o de rigor histórico, al tiempo que para sostener esa imagen estética de intelectuales críticos, también se muestran opuestos a las actitudes y estrategias del Gobierno de Rajoy, ejercicio de entendimiento nada difícil.

¡Mentira! ¡Mentira, no son objetivos, menos neutrales, tampoco equidistantes, son simplemente patriotas españoles de la VIP/L progresia!

Estos canarios intelectualizantes de casi todo lo que no cambie el régimen, con tal de escurrir el bulto, despojados, alejados de la simple honestidad intelectual de afirmar, de entrada, sin titubeos , con rotundidad que son partidarios de la unidad territorial de España, con la fórmula de organización del estado del tipo X, se esconden en múltiples críticas de calidad democrática hacia el procés, con tales razonamiento, que empeoran a Marhuenda.

De ello, de calidad democrática, de la profunda crisis de las democracias del Norte y del Procés catalán deseo comentar algunas cuestiones, que intentan transcender de las miradas miopes y con cataratas de los discursos de los X distantes, ya sean de izquierda o de derecha, apóstoles del régimen de 78.

Sinceramente estimados y respetados intelectuales, algunos amigos, a ustedes si que les nubla la subjetividad y los sentimientos, el temor, el miedo, el ansia de escribir lo que piensan que gusta al circo hispano, mientras abandonan cualquier labor de transmisión de pensamiento crítico, educador, transformador y anticolonial. En el fondo lo que hacen es aplicar antibióticos para combatir la conciencias nacional, la compresión de la naturaleza colonial de las islas, por si brota una epidemia en Canarias y para ello que mejor que instrumentalizar Cataluña para reforzar la españolización de las islas.

Cataluña, más allá de la península ibérica

Los acontecimientos de este 1 de octubre no sólo hacen temblar, entierran el régimen del 78. Lo que no han querido o no han podido hacer las fuerzas que postulan la reforma constitucional de las españas, lo hará  Cataluña y su pueblo con su firme voluntad de ser un Estado. La desconstrucción del estado español se precipita y no quedará limitada a la Independencia de Cataluña. España se disolverá como un terrón de azúcar.

 

La crisis de las democracias.

Si hay un fenómeno evidente es que la crisis de las democracias se ha extendido y prácticamente universalizado a partir de prolongado reinado del neoliberalismo.

La Europa que mostraba orgullosa su democracia ha asistido, sin respuesta, a una deslegitimación de sus sistemas políticos y de su bipartidismo por parte de sus ciudadanos y de las naciones que componen los Estados.

En el momento en el que los partidos de la alternancia promovieron y apoyaron  en toda Europa el austericidio se generaron fuerzas políticas de izquierda más radical y partidos de ultraderecha. El sistema ha temblado y tiembla en toda Europa, donde las alternativas autoritarias y fascistas se hacen fuerte.

 

Primero el Brexit y después Donald Trump hicieron saltar todas las alarmas de las elites. Hoy es palpable  el gran alejamiento de los ciudadanos de las instituciones, de sus representantes y del modelo de democracia vigente.

Las democracias occidentales ciernen serrín de tanta termita. La democracia liberal y sus modos de participación han entrado en una profunda crisis. Los gobiernos alejados de la voluntad de sus ciudadanos, mercantilizados, se distancian de los intereses de la mayoría y del interés común.

La credibilidad de los medios de comunicación que soportan el sistema, de los parlamentos, de las centrales sindicales, de los partidos se deteriora de forma acelerada.

Cataluña y el procés

En medio de todo ello, una sociedad como la catalana se ha organizado, dotado de mecanismo activos de participación y acción ciudadana, se ha empoderado y ejerce su soberanía hoy sin temor al estado decimonónico y represivo español.

Cataluña está mostrando al mundo que la ciudadanía de una nación puede y debe decidir el modelo de sociedad que desea y los procedimientos de participación, también su derecho a ser Estado.

El Procés debe ser analizado tanto por la eficacia para lograr la vindicación de Independencia de una nación, como por los mecanismos de participación ciudadana que se han ejercido hasta ahora.

La crisis de las democracias es hoy en día cuestión de debate en muchos foros, sin embargo Cataluña está ofreciendo un modelo de democracia, soportada en las organizaciones ciudadanas que determina y señala el rumbo de las instituciones y no al revés.

El próximo Estado Catalán es irreversible pues la ciudadanía catalana ha puesto a sus partidos y sus instituciones al servicio de la causa de la democracia y de la Independencia.

En la colonia

Leo y escucho una y otra vez a lo que pueden generar opinión como a los conversos, repitiendo como una letanía: “Soy español”. Lo reiteran sin cesar, buscan que los oigan, que se sepa que ellos los más. ¡Cosas de la colonia!

Los que han logrado que el amo les pase la mano por el lomo, les rasque el hocico y  les  de comer en escudilla de latón, no quieren perder el privilegio de SER, ESTAR, al menos en su pequeño mundo provinciano, al tiempo que sueñen que alguna vez los paseen por la Calle de Alcalá.

En África, a 1 de octubre del año del Kaos.

Aviso de cookies